U.S.A: La Big Sur

¡¡¡Hola Belug@s!!!. Nuestro viaje continua y llegar hasta Los Ángeles es nuestro próximo objetivo y que mejor forma de hacer este recorrido que por la alucinante Big Sur.

Esta zona de California, comprendida aproximadamente entre Carmel y San Simeon, consiste en unas 90 millas de recorrido y es uno de nuestros objetivos en este nuevo viaje a U.S.A.

La carretera escénica que la recorre, la California1, es considerada una de las más bonitas del país y junto a la Ruta66, una de las las más famosas, y ya os adelantamos que todas estas afirmaciones son totalmente ciertas.

Desde que se termino en 1937 ha sido cerrada en numerosas ocasiones debido a derrumbes de rocas o desperfectos graves en el pavimento tras terribles tormentas. Esperemos que cuando decidáis visitarla la veáis en perfe to estado como nosotras hemos tenido la suelte de verla.

 

Que debéis saber de la Big Sur

La Big Sur circula a orillas de la costa del Pacífico, dejando al otro lado las montañas de Santa Lucia, con picos por encima de los 1.000 metros, como el Cone Peak de 1,571 metros.

Este entorno natural y su belleza han hecho que sea un área protegida, con límites para el desarrollo de infraestructuras y edificios, conservando así todo su encanto.

Cuenta con varios parques nacionales muy interesantes y varias playas populares accesibles al público pero no demasiado aptas para el baño por sus fuertes corrientes y sus frías aguas.

 

Que ver en la Big Sur

90 millas dan para mucho y de eso es buen testigo la Big Sur. Pero, ¿cuáles son las mejores paradas?. Pues quizás podríamos pasar un mes entero en esta carretera, entre sus playas y sus parques, pero como no tenemos todo ese tiempo, aquí os dejamos nuestras «stops» favoritas:

Carmel-by-the-Seau

Fe fundado como una aldea para artistas y hoy en día se nota ese ambiente cultural y alternativo con el que nació y creció combinado con un ambiente playero y relajado que os atrapara tanto que desearía pasar un verano aquí.

Una visita fundamental en Carmel es la Misión de San Carlos Borromeo de Carmelo, una iglesia fundada por españoles en el año 1770 y que todavía se conserva intacta. El precio de la visita es de 10$.

Otra parada que no debéis dejar escapar en Carmelo es Monastery Beach. No es una playa espectacular pero si nos ha parecido un lugar perfecto para pasar un gran día.

Garrapata Beach

Aunque es un punto que se suele pasar por alto, la Garrapata Beach puede ser considerada una de las playas más bonitas de la Big Sur. Aunque no sea del todo recomendable para el baño, es una buena parada para, si tenéis suerte, ver leones marinos o ballenas.

 Bixby Creek Bridge

Este antiguo puente es la postal de la Big Sur y el icono de la California 1 a su paso por el sur de California.

El puente se inauguró en el año 1932 y desde entonces ha sido fotografiado miles de veces.

Pfeiffer Beach

Es otro de los marcos más impresionantes de la ruta por el Big Sur. Aunque el acceso es a través de una tortuosa carretera, merecerá la pena bajar para ponerse delante del Keyhole Rock, un arco natural en la roca, por donde el sol se cuela en los atardeceres de los meses de invierno.

Julia Pfeiffer Burns State Park

Lo verdaderamente interesante de este parque es la McWay Falls, una cascada que cae directamente a la playa.

Si solo queréis fotografiar la cascada podéis aparcar el coche a lo largo de la carretera y caminar 1 km hasta el mirador.

Sand Dollar Beach

Es el tramo de playa más grande del Big Sur y es popular por los riscos que se levantan frente a ella en su extremo sur.

Elephant Señal Vista Point

El condado de San Luis Obispo tiene una gran cantidad de vida marina en las ciudades costeras.

Y no hay mejor manera de terminar esta espectacular ruta que con uno de los animales más escandalosos, el elefante marino.

El Elephant Seal Vista Point se encuentra a unas 5 millas al norte del Castillo Hearst.

Visitarlo entre mediados de noviembre y mediados de enero os asegurará ver una gran cantidad de estas extraordinarias criaturas.

 

La Big Sur nos ha dejado sin palabras. Su belleza no puede ser descrita pero lo que si tenemos claro es que volveremos y no solo para recorrerla, sino para vivirla y vivir en ella unas vacaciones alucinantes entre playas y parques naturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú